Cáncer y Aborto

Durante muchos años se han realizado estudios para comprobar si existe una relación entre el aborto y el cáncer. En 1996  el doctor y profesor de endocrinología, Joel Brind, publicó una revisión de más de 20 estudios sobre esta supuesta relación.

aborto-cancer

La investigación fue publicada en la Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria, obteniendo como resultado que existe un aumento de un 30 por ciento en el riesgo de cáncer de seno entre mujeres que interrumpieron un embarazo o sufrieron una pérdida, sobre mujeres que no.

Brind asegura que una investigación hecha por el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, que se publicó en 1989 demostró que casi se duplicó la posibilidad de contraer cáncer de mama antes de los 40 años en mujeres a quienes se les indujo el aborto.

El catedrático denunció que a pesar de dicha investigación el Estado de Nueva York sigue financiando abortos sin dar ningún tipo de advertencia y alega que esto ocurre posiblemente porque hay un riesgo de que a los practicantes de abortos y personal de salud sean penalizados por no admitir que la interrupción del embarazo aumenta el riesgo de producir cáncer.

A mediados del año 2000, la presidenta de la Coalición sobre el Aborto y el Cáncer de Mama, Karen Malec, mostró su preocupación de que el Instituto Nacional del Cáncer, así como una gran cantidad de galenos y organizaciones anti cáncer, no informaban a las mujeres sobre este vínculo.

¿Cómo puede causar cáncer de seno el aborto?

Cuando una mujer queda embarazada, existe un aumento considerable en ciertas hormonas que ayudan al buen desarrollo de la gestación, entre ellas el estrógeno, la gonadotropina coriónica humana o hCG, y la progesterona.

cancer y mujer negra

Con este aumento hormonal, las células del seno se dividen y maduran en células que puedan producir leche materna. La interrupción del embarazo origina una disminución brusca de hormonas, dejando a estas células inmaduras y propensas a transformarse, fácilmente, en células cancerígenas.

Según expertos, la interrupción del embarazo destruye la protección natural que éste provee a las mujeres, y aseguran que resulta más saludable para la mujer llevar a término el embarazo, sobre todo si se trata del primero.

El doctor Brind explica que otros de los factores de riesgo asociados al cáncer están relacionados con la exposición al estrógeno. Mujeres que alcanzan la pubertad a una edad temprana, así como aquellas que les llega la menopausia a una edad tardía son más propensas a sufrir de cáncer.

Esto ocurre porque tienen más ciclos menstruales, por lo que están expuestas a niveles más altos de estradiol, una forma de estrógeno. Por otra parte, las mujeres que dan leche materna a sus hijos tienen menos ciclos menstruales, por lo tanto, el riesgo de adquirir esta enfermedad es menor.

¿Hay mujeres que están en mayor peligro de contraer cáncer?

Estudios e investigaciones demuestran que la interrupción del embarazo aumenta el riesgo de cáncer en el seno en algunas mujeres, más que en otras. Tal es el caso de las mujeres de tez negra, quienes también estás más propensas a sufrir de otros tipos de cáncer más agresivos.

Las mujeres que se han practicado abortos a temprana edad, antes de los 18 años, no han tenido hijos posteriormente, y además tienen antecedentes familiares que han sufrido de cáncer, son más propensas a padecer esta enfermedad.

En el año 1994, la doctora Janet Daling, realizó un estudio en el Centro de Investigación Oncológico Fred Hutchinson, de la ciudad de Seattle, en Estados Unidos, que determinó que entre las mujeres que han estado embarazadas al menos una vez, aquellas que tuvieron abortos provocados están propensas a contraer cáncer de mama un 50 por ciento más que las demás, y si tiene antecedentes familiares de cáncer, el riesgo es potencialmente alto.

La doctora Daling también observó que mujeres menores de 18 años, que interrumpieron su embarazo presentaron un aumento del riesgo de contraer cáncer en un 150 por ciento, cifra que aumentó a 800 por ciento en las posibilidades de contraer esta enfermedad si el aborto se realizó entre la semana 9 y 24 de gestación.

¿Puedo evitar el riesgo a contraer cáncer?

La mayoría de los factores que conducen al cáncer en la mujer, están relacionados con las hormonas, sobre todo las que son ingeridas, como los anticonceptivos orales.

Consumir este tipo de anticonceptivos, el exceso de alcohol, terminar con embarazos de manera provocada, la obesidad y la exposición a la radiación son factores determinantes para aumentar potencialmente el riesgo a contraer cáncer de seno.

Sin embargo, esto no quiere decir que las parejas no tienen opciones de protección y planificación familiar. Otras maneras para protegerse de embarazos no deseado son los métodos de barrera, el dispositivo intrauterino, los métodos naturales como el método de ritmo, el método Billings, entre otros.

Otras teorías

En 2007 fue publicado un trabajo de investigación en la revista Archivos de Medicina Interna, que desecha la creencia de que la interrupción de un embarazo, de manera inducida o espontánea, eleve el riesgo de contraer cáncer de mama.

Tal y como mencionamos anteriormente, el embarazo tiene un efecto protector en la madre, que reduce las posibilidades de desarrollar cáncer en el seno. Hasta el momento las investigaciones señalaban que la interrupción del embarazo detenía el desarrollo de estas células, haciéndolas propensas a convertirse en cancerígenas.

mujer-embarazada

Pero, el trabajo investigativo realizado por los científicos de la Universidad de Harvard (EEUU), indica que los resultados de estos estudios estuvieron condicionados por su forma, hechos de manera retrospectiva.

La autora principal de este estudio, Karin Michels, quien también es especialista en epidemiología, obstetricia y ginecología, escogió a más de 100 mil mujeres entre 29 y 46 años de edad y les hizo seguimiento durante una década. Durante ese tiempo, las mujeres que formaron parte del estudio, respondieron cada dos años, formularios donde proporcionaron información sobre factores de riesgo, abortos y diagnósticos del cáncer.

El resultado fue que 15 por ciento de estas mujeres interrumpió voluntariamente algún embarazo, mientras que el 21 por ciento sufrió algún aborto espontáneo. Por otra parte casi 1500 mujeres padecieron de cáncer de pecho, sin que existiera alguna asociación entre abortar y la aparición del cáncer.

La científica asegura que en algunos estados de Estados Unidos, aún es obligatorio que las mujeres sean informadas sobre los riesgos asociados al cáncer cuando ésta decide interrumpir un embarazo, a lo que la doctora expone: “Creo que puede no estar justificado, basándonos en las evidencias actuales”.

cáncer de mama

El cáncer de seno o de mama es de los cánceres más comunes en las mujeres a escala mundial. Es aquel que comienza en el tejido mamario y el causante principal de la mortalidad en mujeres entre 20 y 60 años de edad.

cancer-de-mama

Existen dos tipos principales del cáncer de mama, que son:

  1. El carcinoma ductal: es aquel que inicia en los conductos que conducen la leche hasta el pezón. Este es el tipo de cáncer de mama más común.
  2. El carcinoma lobulillar: es aquel que inicia en los lobulillos que producen la leche. Generalmente el cáncer de seno se desarrolla en alguna de estas dos maneras, en muy raras ocasiones se genera en otras áreas del seno.

Factores de riesgo

  • Edad: El riesgo de contraer esta enfermedad aumenta en la medida que la mujer envejece. La mayoría de los casos de cáncer de seno en las mujeres se presenta en aquellas que tienen más de 50 años. En los hombres también se puede producir esta enfermedad, pero las probabilidades son 100 veces menores que las que tienen la mujeres de padecer esta enfermedad.
  • Antecedentes familiares: Las mujeres que tengan familiares que han sufrido de cáncer, tienen un riesgo más elevado de contraer este mal. Igual sucede con el cáncer de útero, ovarios o colon.
  • Genes: Cuando los genes BRCA1 y BRCA2, que son aquellos que producen proteínas protectoras del cáncer, se encuentran defectuosos, existe un riesgo de hasta 80 por ciento de padecer cáncer de mama en algún momento de la vida.
  • Ciclo menstrual: Aquellas mujeres que se iniciaron de manera temprana en sus periodos menstruales, antes de los 12 años de edad, o alcanzaron la menopausia de manera tardías, después de los 55 años de edad, tienen mayor riesgo de contraer cáncer de mama.
  • Consumo de alcohol: Consumir más de 2 vasos diarios de alcohol, incrementa considerablemente el riesgo de adquirir cáncer de mama.
  • Alumbramiento: Aquellas mujeres que no han tenido hijos antes de los 30 años tienen mayor posibilidad de padecer cáncer de mama. Quedar en estado más de una vez o a una edad temprana reduce significativamente el riesgo de padecer esta enfermedad.
  • Hormonoterapia: Si ha recibido terapias de este tipo también está expuesta a padecer cáncer.

Síntomas del cáncer de mama

mamografia

En su etapa inicial, el cáncer es difícil de detectar sin en examen médico, ya que no causa síntomas, es por ello que hacerse exámenes periódicos son fundamentales, para descubrir esta dolencia de manera temprana.

Sin embargo, en su etapa más avanzada puede generar los siguientes síntomas:

  • Tumoraciones en las axilas o mamas, se trata de bultos irregulares, duros y por lo general no duelen al tacto.
  • Cambio en la forma, tamaño o textura del pezón. Este puede presentar agujeros, enrojecimientos, también pueden lucir como piel de naranja.
  • Secreción de líquidos a través del pezón, que puede ser de color amarillento, verdoso o con restos de sangre, incluso puede expulsar pus.
  • Dolor óseo o molestia en las mamas.
  • Pérdida de peso.

El cáncer de mama se puede detectar a través de autoexámenes, si esto se hace de manera periódica. Es por ello que alentamos a las mujeres a realizarse este sencillo procedimiento para detectar el cáncer antes de que sea demasiado tarde.

Asimismo, existen otras maneras de detectar el cáncer de mama, a través de exámenes médicos como resonancias magnéticas, ecografías de las mamas, biopsias, tomografía computarizada, mamografía, entre otros.

Tratamientos

quimioterapia

El tratamiento dependerá del tipo de cáncer, de su estado, de si éste es sensible o no a ciertas hormonas. Existen varios tratamientos, como los siguientes:

  • Radioterapia: Se usa para extinguir tejido cancerígeno
  • Cirugía: Se utiliza para extirpar tumoración mamaria o para extirpar parte de la mama o toda la mama y estructuras cercanas.
  • Quimioterapia: Es cuando se utilizan medicamentos para acabar con las células cancerígenas.

También se pueden realizar tratamientos locales, que solo involucren el área de la enfermedad. Este tipo de tratamiento es más efectivo si la enfermedad no se ha esparcido fuera de la mama.

Pasar por el trago amargo de padecer cáncer, del tipo que sea, es un golpe duro al autoestima, pero padecer de cáncer de mama es potencialmente más destructivo anímicamente en las mujeres, sobre todo cuando a éstas se les extirpa el seno.

Es por ello que existen grupos de apoyo para mujeres que padecen o han padecido esta enfermedad. En estos encuentros las afectadas relatan sus experiencias y consiguen apoyo entre otras personas que pasan por lo mismo.

Cada 19 de octubre se conmemora el Día Contra el Cáncer de Mama, como recordatorio de la responsabilidad que tiene toda la sociedad en la lucha contra esta terrible enfermedad, que afecta a miles de mujeres en el mundo.

Un estudio divulgado por la Asociación Española Contra el Cáncer, indica que aproximadamente una de cada ocho mujeres padecerá esta esta enfermedad a lo largo de su vida.

Sin lugar a dudas, el diagnóstico temprano es la mejor herramienta para detectar esta enfermedad y luchar contra ella. Por ello invitamos a las mujeres a realizarse periódicamente el autoexamen. En la siguiente imagen señalamos como debe hacerse.

cáncer de piel

El cáncer de piel es de las enfermedades de este tipo más comunes en Estados Unidos, esto debido a que las personas que tienen la piel blanca son más propensas a padecer esta dolencia.

Sin embargo, según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, los hispanos, o personas de un color de piel más oscura, suelen ser más descuidados con sus hábitos de seguridad bajo el sol, aumentando sus posibilidades de contraer la enfermedad.

exposicion-al-sol

Hay dos tipos de cáncer de piel más comunes: el de células basales y el de células escamosas. El melanoma es otro tipo de este cáncer, es menos común, pero el más peligroso de todos.

Este tipo de cáncer afecta a las células que producen el pigmento de la piel, la melanina, responsable de generar el color de piel y cabello. El melanoma se puede propagar con mucha rapidez y es la causa principal de fallecimientos por enfermedades en la piel.

Normalmente este cáncer se presenta en la cara, la cabeza, las manos, el cuello, y los brazos, por la alta exposición al sol que tienen estas partes del cuerpo.

La fuente principal de luz que proviene del sol se llama luz ultravioleta, también conocida como rayos ultravioletas, hay dos tipos de estos rayos.

Los rayos UVA, que cambian las capas más profundas de la piel, causando manchas en la piel, enrojecimiento prematuro y arrugas en la piel.

Los rayos UVB, que son los causantes de las quemaduras en la piel a causa del sol y que aumenta el riesgo de padecer este cáncer.

Los rayos ultravioletas son peligrosos de donde vengan, por ellos no es recomendable el uso de camas solares.

A pesar de que cualquier persona puede desarrollar este cáncer, es más probable que aparezca entre quienes:

  • Se exponen mucho tiempo bajo el sol.
  • Han sufrido quemaduras por el sol.
  • Son de ojos y piel clara.
  • Personas con más de 50 años de edad.
  • Antecedente de familiares que han padecido esta enfermedad.

Recomendaciones para evitar contraer cáncer de piel

La mejor forma de evitar contraer cáncer de piel es protegiéndose del sol. Es recomendable que personas de todas las edades reduzcan el tiempo que están bajo el sol y eviten otras fuentes de radiación ultravioleta. Para ello:

  • Evite el uso de lámparas o cabinas bronceadoras.
  • Evite el son entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, en este periodo los rayos del sol son más fuertes y por lo tanto más dañinas.
  • Use protector solar a diario.
  • Aplíquese el protector de 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol.
  • Use protector con factor mayor a 15 para que sea efectivo.
  • Use suficiente protector para cubrir toda la piel que pueda estar expuesta.
  • Si está en la piscina, la playa o el campo, renueve su protección cada dos horas, sobre todo si ha sudado o se ha sumergido en el agua.
  • Use protección aun cuando esté bajo la sombra.

Tratamientos

cancer-de-piel

Normalmente el tratamiento más común es la extirpación, que consiste en eliminar el lunar o mancha sospechosa. Sin embargo, esto dependerá de la localización y el tamaño de la mancha.

  • La extirpación simple consiste en extraer el tumor y parte del tejido circundante.
  • La cirugía de Mohs elimina la capa o capas de la piel afectada, así como tejido que rodea a la parte afectada para luego comparar ambas partes a través de un microscopio.
  • La cirugía a través de nitrógeno líquido consiste en congelar y destruir las células afectadas.
  • La cirugía láser es utilizada cuando la afección es muy superficial. El rayo láser vaporizará las células cancerígenas.
  • Con la electrodesecación se extrae el tumor raspando el tejido, luego se trata la zona afectada con una aguja eléctrica que destruirá las células dañinas remanentes.
  • Uso del fluorouracilo, un tipo de quimioterapia que se aplica de forma tópica sobre el área afectada, esto se usa en tumores premalignos. Con este método la zona se enrojece y es más sensible al sol, por lo que hay que protegerla aún más.
  • La radiación también es usada para destruir células malignas. El procedimiento tiene una duración de pocos minutos y no es dolorosa. Esta opción se usa en cánceres que estén en etapas iniciales, pero también puede usarse de complemento luego de una cirugía.

bulto-en-la-pielPara detectar este cáncer, hay que examinar toda la piel del cuerpo. Es recomendable realizar esta exploración de forma periódica, una vez al mes preferiblemente, de manera que si aparece un lunar nuevo, mancha o crecimiento pueda detectar si este ha cambiado con el paso del tiempo.

Si observa cambios en alguna mancha o lunar acuda a un centro asistencial de salud, consulte a su médico si observa cambios en la piel que no desaparece al cabo de un mes.

Un posible tratamiento tiene más probabilidades de ser efectiva si el cáncer es detectado con anticipación. Si no son tratados, algunos tipos de este cáncer pueden esparcirse a otros órganos y tejidos.

cáncer de ovarios

El cáncer en los ovarios nace en cualquier parte de este órgano femenino. Por lo general este tipo de cáncer no produce síntomas, por lo que, en su mayoría, se detecta cuando está en una etapa avanzada. Sin embargo, si es detectado en su etapa inicial el pronóstico es más favorable.

Esta enfermedad se produce cuando las células normales de los ovarios comienzan a cambiar y a proliferar sin control alguno, formando masas llamadas tumores, que pueden ser benignos, o malignos, es decir cancerosos.

cancer-de-ovario

Los tumores no cancerosos se pueden tratar a través de la extirpación total o parcial del ovario, mientras que los tumores cancerosos deben ser tratados medicamente, a través de métodos químicos indicados por un médico oncológico o ginecológico.

El cáncer de ovarios se divide en varios tipos, sin embargo, el más común es el epitelial, que se desarrolla en la superficie del ovario y representa un 80 por ciento de los tumores en este órgano.

La doctora oncológica, Cristina García Sebastián, indicó a través de un estudio que esta variante del cáncer de ovario no es común en mujeres menores de 40 años de edad, generalmente se presenta después de la menopausia.

En 50 por ciento de los casos, las mujeres que contraen esta enfermedad tienen más de 60 años de edad, en cambio, los tumores germinales de ovario aparecen mayormente en mujeres más jóvenes.

Síntomas del cáncer ovárico

A pesar de ser una enfermedad que se cree no genera síntomas, hay ciertas dolencias que aparecen en la mujer cuando padece esta enfermedad que suelen asociarse a otros malestares.

  • Hinchazón o dolor en el área abdominal.
  • Saciedad temprana, cuando siente dificultad para comer o se llena muy rápido.
  • Dolor en la pelvis o el abdomen bajo.
  • Pesadez en el cuerpo.
  • Anomalía en el ciclo menstrual.
  • Falta de apetito.
  • Estreñimiento, indigestión, gases, náuseas o vómitos.
  • Sangrado vaginal entre periodos.
  • Crecimiento excesivo del bello, ésta también es más áspero.
  • Ganas de orinar repentinamente.

Cuando se diagnóstica el cáncer de ovario, es porque a menudo éste se ha diseminado más allá esta área. Si usted presenta estos síntomas a diario por varias semanas consecutivas, es recomendable que acuda a un médico.

¿El cáncer de ovarios es inminentemente mortal?

dolor-abdominal

La mortalidad de esta enfermedad depende completamente de la etapa en la que sea detectado el cáncer. En etapas tempranas hay un 92 por ciento de posibilidades que la paciente sobreviva.

Mientras que si se detecta de manera tardía solo el 45 por ciento de los casos tiene posibilidades de sobrevivir. Sin embargo, solo el 15 por ciento de los casos son detectados en su etapa inicial.

Hay factores de riesgo que se pueden evitar, tal como el uso de algunos medicamentos para la fertilidad, la obesidad, no haber tenido hijos o haberlos tenido después de los 35 años de edad.

Mientras que existen otros factores que no pueden ser evitados como los genéticos, antecedentes familiares con alguna enfermedad cancerígena, alteraciones heredadas, entre otros.

Por la falta de síntomas evidentes es importante que las mujeres, sobre todo si están en edad riesgosa, se realicen exámenes periódicos, algunos de estos como las exploraciones pélvicas, ecos intravaginales, citologías, o tactos vaginales, son indicadores efectivos para la detección y prevención de este u otros tipos de cáncer ginecológicos.

citología

Si a la mujer le detectan éste cáncer existen varias alternativas para su tratamiento, que dependerán de lo agresivo del mismo y de la etapa en la que se encuentra.

  • Cirugía: Es el procedimiento más utilizado para tratar esta enfermedad, este método puede ser aplicado en todas las fases del cáncer. En estados iniciales o tempranos puede ser el único tratamiento. Con la cirugía se puede extirpar ambos ovarios, las trompas de Falopio, el útero completo y otras partes en el abdomen y pelvis.
  • Quimioterapia: Se utiliza generalmente luego de una cirugía, para tratar cualquier remanencia del cáncer. También es usado cuando este aparece nuevamente.
  • Radioterapia: Es rara vez utilizada para tratar este tipo de cáncer, sin embargo es una opción para intentar eliminar esta enfermedad.

Como mencionamos anteriormente, rara vez se diagnostica este cáncer en etapas iniciales, por lo que tres de cada cuatro mujeres sobreviven un año después del diagnóstico.

Luego de cinco años de haber sido diagnosticadas, cerca de la mitad de las mujeres logran sobrevivir. Pero, si la enfermedad fue detectada en una etapa inicial, la expectativa de sobrevivencia es más alta.

Aunque son recomendadas ciertas pruebas periódicas simples, como ecografía de pelvis, exámenes de sangre, o el examen de CA-125 en la sangre, no se ha demostrado que éstas sean eficaces en la detección del cáncer de ovarios, por lo que es aconsejable realizar pruebas más específicas en caso de sospecha de la enfermedad.

Acuda al médico, padecer de una enfermedad, y más si se trata de un cáncer, no debe ser motivo de vergüenza para nadie. Si es necesario acuda a grupos de apoyo o busque asistencia psicológica, pero no deje de buscar solución a posibles problemas de salud.

September 2016
M T W T F S S
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

NUESTRAS REDES SOCIALES

Quiero Más Artículos Nuevos

Suscríbete a nuestra lista de correo

Obtener más información como esta
en tu bandeja de entrada

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue artículos interesantes por llegar