Cáncer de piel: peligro que acecha a quienes les gusta tomar sol

piel

El cáncer de piel es de las enfermedades de este tipo más comunes en Estados Unidos, esto debido a que las personas que tienen la piel blanca son más propensas a padecer esta dolencia.

Sin embargo, según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, los hispanos, o personas de un color de piel más oscura, suelen ser más descuidados con sus hábitos de seguridad bajo el sol, aumentando sus posibilidades de contraer la enfermedad.

Hay dos tipos de cáncer de piel más comunes: el de células basales y el de células escamosas. El melanoma es otro tipo de este cáncer, es menos común, pero el más peligroso de todos.

Este tipo de cáncer afecta a las células que producen el pigmento de la piel, la melanina, responsable de generar el color de piel y cabello. El melanoma se puede propagar con mucha rapidez y es la causa principal de fallecimientos por enfermedades en la piel.

Normalmente este cáncer se presenta en la cara, la cabeza, las manos, el cuello, y los brazos, por la alta exposición al sol que tienen estas partes del cuerpo.

La fuente principal de luz que proviene del sol se llama luz ultravioleta, también conocida como rayos ultravioletas, hay dos tipos de estos rayos.

Los rayos UVA, que cambian las capas más profundas de la piel, causando manchas en la piel, enrojecimiento prematuro y arrugas en la piel.

Los rayos UVB, que son los causantes de las quemaduras en la piel a causa del sol y que aumenta el riesgo de padecer este cáncer.

Los rayos ultravioletas son peligrosos de donde vengan, por ellos no es recomendable el uso de camas solares.

A pesar de que cualquier persona puede desarrollar este cáncer, es más probable que aparezca entre quienes:

  • Se exponen mucho tiempo bajo el sol.
  • Han sufrido quemaduras por el sol.
  • Son de ojos y piel clara.
  • Personas con más de 50 años de edad.
  • Antecedente de familiares que han padecido esta enfermedad.

Recomendaciones para evitar contraer cáncer de piel

La mejor forma de evitar contraer cáncer de piel es protegiéndose del sol. Es recomendable que personas de todas las edades reduzcan el tiempo que están bajo el sol y eviten otras fuentes de radiación ultravioleta. Para ello:

  • Evite el uso de lámparas o cabinas bronceadoras.
  • Evite el son entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, en este periodo los rayos del sol son más fuertes y por lo tanto más dañinas.
  • Use protector solar a diario.
  • Aplíquese el protector de 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol.
  • Use protector con factor mayor a 15 para que sea efectivo.
  • Use suficiente protector para cubrir toda la piel que pueda estar expuesta.
  • Si está en la piscina, la playa o el campo, renueve su protección cada dos horas, sobre todo si ha sudado o se ha sumergido en el agua.
  • Use protección aun cuando esté bajo la sombra.

Tratamientos

 

Normalmente el tratamiento más común es la extirpación, que consiste en eliminar el lunar o mancha sospechosa. Sin embargo, esto dependerá de la localización y el tamaño de la mancha.

  • La extirpación simple consiste en extraer el tumor y parte del tejido circundante.
  • La cirugía de Mohs elimina la capa o capas de la piel afectada, así como tejido que rodea a la parte afectada para luego comparar ambas partes a través de un microscopio.
  • La cirugía a través de nitrógeno líquido consiste en congelar y destruir las células afectadas.
  • La cirugía láser es utilizada cuando la afección es muy superficial. El rayo láser vaporizará las células cancerígenas.
  • Con la electrodesecación se extrae el tumor raspando el tejido, luego se trata la zona afectada con una aguja eléctrica que destruirá las células dañinas remanentes.
  • Uso del fluorouracilo, un tipo de quimioterapia que se aplica de forma tópica sobre el área afectada, esto se usa en tumores premalignos. Con este método la zona se enrojece y es más sensible al sol, por lo que hay que protegerla aún más.
  • La radiación también es usada para destruir células malignas. El procedimiento tiene una duración de pocos minutos y no es dolorosa. Esta opción se usa en cánceres que estén en etapas iniciales, pero también puede usarse de complemento luego de una cirugía.

Para detectar este cáncer, hay que examinar toda la piel del cuerpo. Es recomendable realizar esta exploración de forma periódica, una vez al mes preferiblemente, de manera que si aparece un lunar nuevo, mancha o crecimiento pueda detectar si este ha cambiado con el paso del tiempo.

Si observa cambios en alguna mancha o lunar acuda a un centro asistencial de salud, consulte a su médico si observa cambios en la piel que no desaparece al cabo de un mes.

Un posible tratamiento tiene más probabilidades de ser efectiva si el cáncer es detectado con anticipación. Si no son tratados, algunos tipos de este cáncer pueden esparcirse a otros órganos y tejidos.